Los premios Darwin

Hoy, por casualidad, he dado con los premios Darwin. Resultan ser unos premios oficiales que se les otorgan a los especimenes humanos más idiotas del planeta que pueblan o han poblado este mundo. El nombre proviene de Darwin como es evidente y su teoría de la evolución. Gracias a estos hombres premiados, la evolución no corre peligro, ya que para ser concedidos deben cumplir una serie de requisitos:

  • Incapacidad de crear descendencia: El nominado ha de estar muerto, esterilizado o simplemente haber dejado inútiles sus órganos sexuales
  • Excelencia: Increíble despiste o pasmosa lógica que no puede funcionar nunca. Estupidez única y/o sensacional aplicación de esta.
  • Auto-selección: Causa y efecto de su propia desaparición o esterilización. Mérito incondicionalmente individual
  • Madurez: En la totalidad de sus facultades mentales y físicas. Homo Sapiens
  • Veracidad: El hecho ha de estar perfectamente corroborado. Nada de leyendas urbanas

Esas son las caracteristicas según pone en la Wikipedia y estos algunos ejemplos de premios Darwin:

20 de abril de 2008: El sacerdote Adelir Antonio de Carli, de 42 años, murió cuando intentó volar atado a mil globos de cumpleaños inflados con helio desde la ciudad de Paranaguá, estado de Paraná, al sur de Brasil, con destino a Dourados, Mato Grosso do Sul, cerca de Paraguay. El día estaba nublado y a poco de despegar se internó en las nubes y nunca más se le vio. Llevaba un transmisor para comunicarse con la gente de tierra y un GPS, pero las baterías del transmisor se le acabaron rápidamente porque había olvidado ponerlo a cargar la noche anterior y el GPS nunca aprendió a usarlo. En la última comunicación que se le recibió decía que no sabía como se usaba el GPS. El cuerpo del sacerdote fue encontrado el 3 de julio, más de dos meses después de su “despegue”, en alta mar, por un remolcador de la empresa brasileña Petrobras a 100 kilómetros de la costa de la localidad de Maricá.

28 de agosto de 1998: Un hombre de 28 años se ahogó en Mount Clemens, Michigan (EEUU), en una piscina de un complejo de apartamentos mientras jugaba un juego con amigos sobre quién podía contener el aliento por más tiempo. Y ganó.

13 de mayo de 2008: (Suiza). Un joven suizo murió al caerse del balcón de su hotel durante una competición de escupitajos con un amigo. Tomó carrerilla desde el interior de su habitación para escupir más lejos, pero perdió el equilibrio y se precipitó a la calle desde una altura de 6,4 metros.

En Darwinawards.com y Los Premios Darwin teneis más información.

Fuente | Wikipedia